Profanación de la mezquita Al Aqsa


Nuevamente y como todos los años durante el mes de Ramadan, en el cual los musulmanes buscan reunirse con mayor frecuencia para realizar sus plegarias y oraciones comunitarias, las fuerzas armadas del fraudulento Estado de Israel profanan la mezquita de al Aqsa, lugar sagrado para los creyentes, lanzando bombas lacrimógenas, granadas e ingresando a dicho sitio con sus viles botas opresivas, con el propósito de hostigar, golpear y llevar detenidos a los fieles reunidos allí.


Las impactantes escenas dejan de manifiesto la brutalidad y exponen quien es realmente el opresor. El Estado de Israel no busca una solución pacífica al conflicto en tierra santa. El único propósito por el cual realizan estos actos cobardes en los cuales niños, mujeres y ancianos son tratados como animales indiscriminadamente, es desmoronar al pueblo palestino para que desistan de su legítimo reclamo a permanecer en la ciudad sagrada de Jerusalén. Pero una vez más, el pueblo palestino demuestra ser el máximo ejemplo de dignidad, haciendo del término RESISTENCIA algo inherente a su identidad. 


A su vez, a consecuencia de los ataques israelíes a la franja de Gaza y las distintas regiones de Palestina, El Eje de la Resistencia, ha respondido con más de 100 misiles desde el Líbano hacia Israel en una operación conjunta con Hamas. El líder y porta voz del brazo armado del Hizbollah, Sayyed Hassan Nasrallah, se ha pronunciado en plena disposición de actuar en defensa del pueblo palestino como siempre lo ha hecho. Simultáneamente varios jefes de Estado se han manifestado en repudio a Israel por su brutal agresión.

Por Malik León