DECLARACIÓN DEL PARTIDO COMUNISTA DE ISRAEL

El Partido Comunista de Israel declara :

Los crímenes del gobierno fascista israelí, destinados a sostener la ocupación, están conduciendo a una guerra regional. Tenemos que detener esta escalada.
En estos tiempos difíciles, repetimos nuestra condena inequívoca de cualquier ataque contra civiles inocentes e instamos a todas las partes a detener a los civiles en el ciclo de violencia. Enviamos nuestras condolencias a las familias de las víctimas de la ocupación, tanto árabes como judías.
El Partido Comunista de Israel responsabiliza al gobierno fascista de Israel por la escalada intensamente peligrosa de las últimas horas, que se ha cobrado la vida de muchos civiles inocentes.
La semana pasada, colonos apoyados por el gobierno causaron estragos en los territorios ocupados, profanando Al-Aqsa y llevando a cabo pogromos en las calles de Huwara. Desde esta mañana hemos sido testigos de una grave escalada de hostilidades que corre el riesgo de convertirse en una guerra regional. La amenaza de tal guerra ha sido alimentada persistentemente por las acciones de este gobierno de derecha desde el primer día.
Los acontecimientos de hoy indican la peligrosa dirección que Netanyahu y sus socios gubernamentales están tomando en toda la región. Destacamos que es imposible “gestionar” el conflicto o resolverlo militarmente. Sólo hay una solución: luchar para poner fin a la ocupación y reconocer los derechos legítimos del pueblo palestino y sus justificadas demandas. Poner fin a la ocupación e insistir en una paz justa es el claro interés de ambos pueblos.
El CPI advierte que el gobierno de Netanyahu está aprovechando los acontecimientos para lanzar un ataque de venganza contra la Franja de Gaza y pide a la comunidad internacional que intervenga inmediatamente para silenciar los tambores de guerra e iniciar una solución política.
El CPI está preocupado por posibles acciones de represalia contra ciudadanos palestinos en Israel, especialmente aquellos que viven en las ciudades conjuntas y en las aldeas no reconocidas de Al-Naqab/Negev. Estos últimos han pagado un alto precio por la negligencia con la que el Estado los trata. En esta realidad, las fuerzas sensatas de Israel, tanto judías como árabes, deben tener una voz clara contra cualquier intento de incitar a la violencia contra grupos o de tomar la justicia por su propia mano. Debemos promover actividades conjuntas que luchen por una vida normativa sin ocupación, discriminación o superioridad étnica. Debemos luchar por la paz, la igualdad y la verdadera democracia para todos.

Haifa
7 de octubre de 2023
Camaradas,
Comité de Relaciones Internacionales, Partido Comunista de Israel.