HISTORIA DE LOS MARTIRES DE LA LUCHA POR LA LIBERACIÓN DE PALESTINA: GHASSAN KANAFANI , LA PLUMA Y EL FUSIL.

Fue un destacado escritor y activista palestino nacido en 1936 en Palestina y fallecido el 8 de Julio de 1972 en Beirut  tras un ataque perpetrado por el servicio de inteligencia de Israel por medio de un artefacto de explosivo colocado en su automóvil.

Su militancia activa  por la causa Palestina comenzó a los 15 años en las filas  del Movimiento Nacionalista Arabe y posteriormente en 1967  integrarse  al Frente Popular de Liberación de Palestina FPLP y ser fundador y responsable del órgano de difusión de esta organización “ Al Hadaf”.

Su obra literaria y su compromiso con la causa Palestina fueron un aporte a la identidad , la resistencia y la lucha por la liberación de su tierra. Por  último, cuenta con  tres libros  antológico-ensayísticos:  Adab   al-muqawamafi        Filistin    al  muhtalla    (Literatura  de  resistencia  en  la  Palestina  ocupada),  1966;  Fi-l-adab   al-sahyüni     (Sobre  literatura  sionista),  1967;   al-Adab    al-filistini         al-muqawim         tahtal-ihtilal      (La  literatura  palestina  resistente  bajo  la   ocupación),   1968.   Sin  duda, Kanafaní  fue  una  figura  ejemplar  de  la Resistencia  tanto  por  su  actividad  política  como  literaria. Fue  un  ver-dadero  innovador  en  su  obra  literaria,  así  como  en  su  vida   y   en  su  constante  e  incansable  lucha  política.  En   1966   obtuvo   el  premio   a  la  mejor  novela,   otorgado  por  Los   amigos  del  libro  en Líbano  a su novela  tabqa  lakum   (Lo  que  les  queda).  En  1974  y  1975, fue parte de   la Organización  Internacional  de  Periodistas  (IOJ)  y  la Unión  de  Escritores  de  Asia  y  África  (Lotus)  le  concedieron  otros  dos   premios.   El  cuento  que  presentamos  a continuación, Fiyinazatl     (En     mi  entierro), pertenece  a la colección  de  1961, Mawt   sarir    raqm      a pesar del  aparente corte  realista de  este relato,  es  inevitable  pensar  en un  trasfondo  político-social;  en un  tratamiento  simbólico  de  esa  realidad  que  nos  remite  a imágenes  constantes,  y  casi tradicionales  ya,  en la literatura contemporánea palestina como  son:  la  amada  (Palestina), imposibilidad  del  enamorado  (el  pueblo  palestino)  de  culminar   su  amor,  etc.  Además   de   toda  una  serie  de  sentimientos   encontrados,  representados  principalmente  en  el personaje protagonista, como: esperanza, ilusión,  rabia,  impotencia,  dolor,  orgullo, desesperación,  etc.,  perfectamente  identificables  con  la  cruda  y  triste  realidad  del  pueblo palestino. Por  otra  parte,  es  posible rastrear  a lo  largo  del cuento  algunos datos autobiográficos  de Kanafaní. No  sólo  como  ser  humano   desgarrado  y  despojado,  impotente   ante   un  amor  imposible,  ante una  enfermedad  o  situación  crónica  que  le impone  una  separación  forzosa  de  la  amada  (Palestina),  sino como  residente  exiliado  en  ese  país:  […]  aquel  país  lejano  que  todo  lo  contiene,  pero  en  el  que  nada  hay,  que  todo  te  concede y  todo  te  escatima. Aquel  país  lejano  cuyo  hori-4  Gassan  Kanafaní:   Mawt     sarir     raqm     12   (La  muerte   de   la  cama  número    12),    Beirut,  mu’assasa  al-abhat  al-‘arabiyya,     1980.    

 ESTUDIOS  DE  ASIA  Y  ÁFRICA  XXXIII:  

En su relato   se   colorea      la   hora   del  ocaso   con   un  desamparo   lacerante    y    cuyos   amaneceres   son   una   inclemente   incertidumbre.  En   aquel   país,   vivía  con   la  esperanza   de   poder   algún  día  poner   fin  a  todo   y   empezar   contigo   otra   vez,   desde   el  principio   […]   que   bien  pudiera   ser   Kuwait,  donde  permaneció  de   1956   a   1960. Más  allá  de  cualquier  interpretación  acerca  del   significado   o  la  simbología   de  este  cuento,  lo  cierto   es   que  el  autor  aborda  la  esfera  de  lo  humano,   del  sentimiento,  por  lo   que   cualquier   lector,   independientemente    de   su   nacionalidad    e    ideología,   es  capaz  de  sentir  el  mensaje  esencial  del  relato,  y  eso   es  lo  que   cuenta.  

    EN  MI ENTIERRO GASSAN  KANAFANI

 Querida   mía:   Si  quieres  que  te diga  la verdad, no  sé qué  escribirte.  Todas  las  palabras  que  pudiera  palpitar  una  pluma  nostálgica,  ya  te   las   escribí  con  anterioridad,  cuando  estuve  allí. Ahora  nada  puedo  decirte  que  no  hayas escuchado ya.  ¿Qué  decirte?  ¿Qué  tu  amor corre vilmente por mi sangre como un cataclismo desbocado, como  diría  cualquier  otro? Tal  vez  podría  decirte  esto,  si  lo  que  corre  por  mis  venas  tuviera  todavía  algún  valor,  pero  en  realidad  no  soy  más  que  un  hombre  enfermo   cuya  sangre  se  consume  sin  ningún  valor.  Parece más  bien  la  sangre  de  un  anciano,  medio  vivo,  medio  muerto,  en  cuyo  pecho  no   hay   más  que  los  baúles  cerrados  del  ayer,  y  cuyo  futuro  se  reduce  a  una  vela  que  despide  su  último  fulgor  antes  de   extinguirse   para  siempre.  Pensaba, querida mía,  que  el paso  de  los  días  sería un  bálsamo para  mis  heridas;  no  obstante,  se  me  antoja  que  mi  aba-timiento  se  agudiza como  algo vacío  de  firmeza,  que  no  puede  mantenerse  en  pie.  Cada  día  que  pasa  abre  en  mí  una   grieta   que  nunca  se  cierra;  cada  momento   abofetea  mi  rostro   con   una  nueva verdad  más  amarga  que  cualquier  otra. Hoy  por  la  mañana  subí  las  escaleras  corriendo,   cuando  llegué  al   final,   sentí  que  el  corazón  se  apretaba  contra  mis  costillas  y  se  ten-saba como  si  estuviera  a punto  de  estallar…  ¿Qué  juventud   es   ésta?  ¿Qué  valor  nos  resta, querida mía?  ¿Qué  valor? ¿Por  qué  seguir  adelante?  ¿Qué  puede  brillar  tanto  como  el  fantasma  en  la  oscuridad  cuya  negrura  es  más  espesa  que  la  conciencia  del  tirano?  ¿Qué   he  obtenido   de  mi  vida,  qué?  Yo  vivía  por  un  mañana  libre  de  temores;  he  pasado hambre por  saciarme  algún  día,  y  he  querido  llegar  a  ese  mañana. Mi vida  no  tuvo  otro  valor  que  no  fuera  el  dado por  la  esperanza verde  y  profunda  de  que  el  cielo  no  puede  ser  infinitamente  cruel,  de   que   el niño  despojado  de  la  quieta sonrisa no  seguiría  siempre  así:  desgajado  como  las  nubes  de  octubre,   gris  como  valles  brumosos,  perdido  al  igual  que  un  Sol  que  empieza   a  salir  y  no  encuentra  su  horizonte.  Pero  el  cielo,  la  tierra,  todo,  eran  una  especie  de  cavernas  para  las  esperanzas  del  pequeño.  Los  meses  pasaron   dolorosamente  lentos  hasta  que  se  hizo  mayor.  Entonces   se  hizo  cargo  del  sustento  de  su  familia,  tal  y  como  ésta  había  hecho  con  él,  cuando  no  era  capaz  de  valerse  por  sí  mismo.  La  responsabilidad  es  algo  hermoso,  sí, pero  el hombre  que  se  enfrenta  a  una  responsabilidad  no  puede  tolerar  que  se  le  despoje  de  su  hombría,  poco  a  poco,  bajo  la  presión  de  la  exigencia.  Todo   se  le  venía  encima,  todos  lo  pisoteaban.  Cada  día  que  pasaba  escupía  en  su  cara  toda  su  incapacidad  e  impotencia con  una  amargura  indefinible. A  pesar  de  todo,  me  decía  a  mí  mismo:  «¡paciencia,  chico!  todavía  estás  en  el  umbral  de  tu vida  y  mañana  y  pasado  mañana  saldrá  un  nuevo  Sol.  ¿Es  que  no  vas   a  luchar  ahora  por  ese   futuro?  Ya  verás  como  te  enorgulleces   de  haberlo  forjado  con   tus  propias  manos,   de  principio  a   fin».   De   esta  forma  justificaba  mi  tormento  diario,  mirando  hacia  adelante  mientras  surcaba  un  camino  de  espinas,  como  si  fuera  el  angosto  sendero  de  un  cementerio. Después  ocurrió  algo  hermoso:  de  entre  las  cerradas  nubes  surgió  una  luz  lejana  que  me  alivió  un  poco   de  la  presión  de  la  necesidad.   Luego,   más   tarde,  te  conocí…  ¿Te  acuerdas?  Nos  encontramos  en  una  fiesta.  Cuando  mis  ojos  se  miraron  en  los  tuyos  sentí  una  punzada  en  el  pecho   que  destruía  toda  la  amargura   acumulada   desde  mi  infancia.  Llevabas  el  pelo  suelto  y  tus  ojos  tenían  un  aura  de  negrura  cautivadora.  De  pronto,  me  descubrí  mirándote  sin  darme  cuenta.  Con  el  tiempo,  leería  en  tu  diario  que  te  sentiste  atraída  por  aquel  marinero  que  miraba  como  si   es-tuviera  a  punto  de  arrojar  su  ancla  en  un  puerto…  Cuanto  más   te  observaba,  más  ligado  a  ti me  sentía.  Me  detenía  ante ti como  un  niño  separado  de  su  juguete  por  un  simple  escaparate  de  colores.  Las   palabras  temblaban  débiles  en  mi  garganta  para  desprenderse  una  tras  otra  en  mi  corazón,  que  yo  sentía  latir   violentamente,  sacudiendo   mi  costado.   Te   fui  conociendo…  mientras,  tú  escribías  en  tu  diario  sobre  aquellos   días:   «espero  conocerlo  más». Yo  todavía  no  podía  escribir  nada  sobre ti…

 Después,  ¡ay, querida mía!, te amé con toda  la energía que puede  contener  un  hombre  ansioso  de  estabilidad,  con  cada  latido  de un corazón que  tanto  le hizo sufrir,  con  toda  la du-reza de unas vértebras que  padecieron  hambre, éxodo y dolor a  causa  de  aquel  instante…  Fuiste  el  faro  que  alumbra  como  por  casualidad   una  barcaza  errante;  y  con  toda  mi  ansia  de  reposo  me  aferré  a  esa  creación.  Me  escribiste  en aquel  entonces  y  me  decías: «¿Por qué  te  deseo tanto  si  ‘yo’  nos  atañe  a  los  dos,  tal  y  como  dijimos?»  Yo  anudaba mi  esperanza  con un vigor  casi  devoto.  Te  que-ría, te quería con todo lo  que  este término conlleva en  cuanto  a  exigencia.  Me  parecía que,  por  fin,  la vida  me  había sonreído  y  que  el castillo erigido de dolor y  de  sillares  de  amargura,  uno  encima  de  otro,  no podía impedir que  me  asomase desde él  a  contemplar  toda  esa  felicidad. Tal  impresión me  llenó  de  placer.  Me  alejé de ti yendo  a un lugar  donde fui desposeído  de  la  razón  de mi vivir.  Allí,  aquel  país lejano  que  todo  lo contiene,  pero  en  el  que  nada  hay,  que  todo  te  concede  y  todo  te  escatima.  Aquel país lejano cuyo horizonte se  colorea  a la hora del ocaso con un desamparo lacerante  y cuyos  amaneceres  son  una  inclemente incertidumbre.  En  aquel  país, vivía con  la  esperanza  de poder  algún día poner fin a todo  y  empezar   contigo  otra  vez,  desde  el  principio.  Pero  el  Destino  no  deseaba  que  el  velero  se  precipitase   hacia  el  viento  embravecido;   y   cuando  la mirada del médico dejó entrever la fatalidad del mal que  corría por  mis  venas,  se  desplomaron  con  gran estrépito las  fortalezas   de  mi  interior  y  una  nube  vaporosa  veló  mis  ojos…  Mientras tanto, los  ojos  del doctor amortajaban  mi fu-turo  y  las  venas  de  su  espaciosa frente mostraban  los  pormenores  de mi tormento. Cuando  recuperé la  entereza,  escuché  al  doctor  escupir  palabras  vacías,  manidas,  simuladas,  acerca  de  la esperanza,  del valor, la sabiduría,  la juventud…  palabras  carentes  de  significado,  letras  que  eran  viles  gusanos  enrosca-dos  en  sí mismos,  sin justificación alguna. ¿Qué  tipo  de  valentía me  pedía  el  doctor?;  ¿afrontar un miserable  y ruin porvenir o resignarme  con  ese  fatalismo pro-pio  de  un  anciano  que  vendió  su  vida  para  comprar  el  Más  Allá,  como  un  comerciante  sin fondos?  ¿Qué  esperanza  puedo   tener   si  ya  nada  veo   en  el  horizonte?  ¿Qué   juventud?,   sí;   ¿qué  juventud   es   ésta  que  aún  no   ha  prendido,   que   aún  no   ha   existido?  ¿Qué   juventud?  ¡Qué   absurdas  y  huecas  resultan    las    palabras  del  médico   al  repetirlas  sólo  porque  aparecen  en   los   libros   de  medicina!  No   obstante,  la  mayor   sacudida  se   produjo  cuando  me   caí  por   las   escaleras  al  volver   de   la  consulta.  Entonces  te  recordé.  Cuando  resplandeció  ante  mí  tu   rostro,   brilló  en  mi  pecho  un  rayo  negro  de  desesperación…   ¿Podría   aceptar  esta  mujer   a  un  hombre   enfermo   para  procrear   criaturas  enfermas?,  ¿podría  vivir  con  un  joven  medio  muerto?  Los   días  siguientes  fueron  aún  más  lacerantes.  Fracasó  mi  intento  de   ser   un  héroe  o  un  valiente  como  quería  el  médico.  Sentía   que   las   pequeñas  cosas  que   llenaban   mi  vida   habían   perdido    su   importancia    y   que   lo   que   habría   de   venir   no   insuflaría  nada  a  mi  corazón  desvalido.  Sin  duda,  fracasé   en   mi  papel   de   héroe…  Todo  parecía  desafiarme,  corroerme  y  alzarse  ante  mi  debilidad  como  una   fortaleza  de  temible  des-esperanza… Sí,  participo   en  mi  funeral   muy   a  pesar  mío.  Los   sufrimientos   que   conociera  en  años  pasados,  me   parecen  ahora  endebles  y  estúpidas  pompas  de  jabón.  El  hombre   es   valiente   siempre  y  cuando  no  tenga  necesidad  de  serlo;  sin  embargo,  cuando   se   trata   de  algo  real  que  exige  serlo,  se  desmorona  al  tener   que   comprender  el  valor  como  resignación,  la   renuncia   a  todo   lo  humano  para  reducirse  a  la  contemplación,   aleján-dose  de   la  práctica.  Tú  constituías,  siempre  que   me  encaminaba  a  mi   cuarto,   mi   suplicio   y  mi  vértigo.  Te   sentía  desplazarte  por   entre   mis   costillas,  mis  dedos,  mientras  yo  me  aferraba  en  vano  a   una   esperanza  que   no  quería  permanecer  conmigo.   Repetía  cons-tantemente  una  frase  tuya  que  me  escribiste  cierta  vez:  «si  cambiases  tu  forma   de  pensar,  te  dejaría,   significaría   el  adiós».  ¿Comprendes   el  significado  de  algo  tan  terrible?  Mi  mente  no  se   ha  transformado,  vida  mía;  sí  mi  sangre,  sí  todo…   Temo   comparecer  ante  ti para  implorar  tu  amor  en  calidad  de   hombre  que  lo  ha  perdido   todo…Temo  —con   todo  lo  que   conlle-va  este  término   de  cobardía—  elevar  mis  ojos  para  ver  en   los   tuyos  un  rechazo  tiznado   de  compasión.   Si  así  ocurriera,  sentiría  que  resbalo  sobre  el  peñasco   que   he  tratado   de  escalar  toda mi  vida  con  tanto  tesón,  y ni siquiera el valle  podría de-volverme  la voluntad  de seguir  adelante…  ¿Sabes lo que es perderlo  todo  al volver  a tu  casa?  ¿Sabes  lo  que  es descubrir  que  tu yerma  vida no ha sido más  que   una   broma  de breves instantes? y ¿sabes lo que  es un  amor  erigido  tan  sólo  sobre los pilares  de la compasión? Aquella  noche dormí  en una  embarcación  que  se abocaba a  una  espiral  sin  fondo.  Mi mente  servía  de escenario  a  infini-dad  de  bufonadas  sucedidas  sin orden,  mis ideas  precisaban  ser  revisadas; mis convicciones,  aniquiladas. En cuanto  a mis sueños,  amontonados  en mi interior,  no tenía  ya derecho  a  poseerlos… El pasado, el presente y el futuro  tenían  olor  a rancio…  Y  todos  los valores  que el hombre   orgulloso  pretende  acumular  en su  vida,  me parecieron  entonces  delirios,   propios  de un  borracho que quiere  olvidar.  Los  pensamientos  del enfermo,   producto  de su  imaginación,  son  tragicómicos,  esperpénticos. Durante  unos  instantes,  había  estimado  que mi  designación  como  ser enfermo    entre    toda la Humanidad,  con  esta maldita  enfermedad crónica, era una  elección  especial y que  tal enfermedad  era  una  condecoración peculiar  que  adornaba mi pecho por  dentro,  cuyo  sonido  podía  percibir  a través  de los latidos  de mi corazón.  Mas la verdad  era muy   distinta;  cuando  me desperté  la tragedia  se  mostraba ante mí, sombría,  severa, negra, extendiéndose  hacia  el futuro  infinito,  impregnándose  de impotencia  y  privación.  ¿Por  qué  pensaba  en ti, más  que en cualquier   otra  cosa?  Pensaba  que  podría  soportarlo  todo,  pero tú eras mi  tormen-to  más  agudo, más  insistente.  Deseaba disolver  esa insistencia con  todas mis  fuerzas,  a como  diera lugar, ya fuera  dejándote,  huyendo,  o apegándome  a ti más  y  más;  pero  el miedo  y la indecisión  me corroían  sin  piedad.  Finalmente,  un día,  tomé  una  decisión.  Ahora  desconozco  qué  es lo que me empujó  a  adoptarla,  lo he olvidado;   mejor  dicho,  lo que después   ocurrió  fue lo que me llevó  a olvidar. Lo único  que recuerdo  es  que,  cuando tomé  la decisión,  estaba determinado  a compor-tarme  como un héroe  aunque  sólo  fuera  por una vez en mi vida;  quería  ser como  uno  de aquellos  héroes  de los cuentos que  se enfrentaban  a arduas pruebas  con  una  valentía   admira-ble,  que  quebrantaban su destino con  todas sus fuerzas.  Entonces,   me  decía  a  mí  mismo,   satisfecho  por  haber  alcanzado  una  resolución:   «derramaré  sobre  ella  la  verdad,  toda  la  verdad,  así  sabrá  cuánto  he  sufrido   al  decidir  dejarla  buscar  otro   camino  para  ser   feliz…  Bien  sabe  cuánto   la  quiero.   Y   si  ahora  no  pudiera  comprender  lo  inmenso  de  mi  sacrificio,   lo  entenderá  en  el  futuro.  De   cualquier   modo,   no  me  importa   que  sepa  o  no.  Lo   que   realmente  cuenta   es   que   mi  conciencia   podrá   descansar  un  poco  y  mi  existencia  ganará  algo  de   tranquilidad   y   satisfacción».   No   sabes,  amor  mío,  cuánto   me   ha  costado  tomar   esta   decisión.  Digamos  que   estaba  enfermo   y  desmoronado,  inca-paz   de  entender  a  qué  me  exponía.  Digamos  que  quería  hundirme  en  el  fango  del  desafío  pretencioso,  que  me  proponía  perder  absolutamente  todo,   ya  que   había  perdido   lo  más   importante.   Digamos   que  deseaba  romper   cualquier   esperanza   moribunda   que  albergara  mi  pecho  y  que   tal  desafío   era  la  única  vía  para  justificarme  —aunque  sólo  fuera  por  un  instante—   que   todavía   podía  actuar  como  una  persona,  como  si  fuera  una  persona…  Podríamos  decir  mil  cosas,  pero  la  única  cierta   es   que  mi  decisión   era  definitiva,  y  que   durante  mi  travesía  hacia  ti, me   asía   a   ella  con   todo   mi  ser.   Mientras   mi  corazón  palpitaba   con   rabia,  aunque  sin  resultado.  Lo   que   ocurrió  después,  lo  conoces  muy  bien;  tan   bien   como  aquel  que  hizo  algo  pero  sin  conocer  la  otra  faceta  del  acto  realizado. Y,  yo,  yo  era  esa   otra  faceta.  He  luchado  conmigo  mismo  para  poder  decirte,   o  al  menos  balbucear,  mi  decisión.  Sin  embargo,  nada  salía  de  mi  boca.  Me   era    imposible    actuar  como  lo  haría  cualquier  personaje  shakespeariano,  exponiendo   su  tragedia  con  la  osadía  de  los  tiempos  pasados.  Buscaba,   sin  hallarla,  una  ventana  para  poder  penetrar,  una  palabra  a  la   que   aferrarme,  lo  que   fuera  para  usarlo  como  tabla   de   salvación…  Sin  embargo,  te  di  la  excepcional  oportunidad    de    que   lo  derrumbaras   todo.   Fuiste  más  valiente   que   yo   al  reconocer  que   había   otro   hombre   y  que   debías  aprovechar  lo  que   te  ofrecía  y  yo   nunca   te  ofrecí.  ¿Pero,  realmente  me  dijiste  que  había  otro  hombre?  No,  no  lo  dijiste  con   las  palabras  sino  con   tus  ojos,   tus   gestos,  a  través  de  tus  constantes  titubeos.   Lo  expresaste  con  una   claridad   más   cruel   que   la  más  precisa   de   las   palabras,    una  claridad  que  me  desgarró  antes  de  que  yo  encontrara  la  forma   de  exponerte  mi  tragedia,  la  noticia  de  mi  triste  enfermedad .  Hablaste  con   la  osadía   de  una   mujer   que   desea   establecerse. Cuando desapareciste tras la puerta,  abandonaste mi mundo  para  irte  a  un  lugar  que  desconozco,  pero  que  presiento.  Te  dolió  aquella  situación,   eso   es  obvio;  pero  dejaste   todo   conmigo,   entre   las  paredes  desnudas,  te  fuiste…   y  empecé   a   olvidar… Jamás  escuchaste  las  palabras  que  acuñé  con  la   dignidad   que  me  restaba,  las  palabras  que  acumulé  noche  tras noche  de  indecisión,  de  miedo  y  valentía…  palabras  que  no  me  fue  posible  decirte…  Me  quedé  observando  la  vieja  puerta  después   de   que   la   cerraste  y  me  dio  la  sensación  de  que  seguía  oyendo  tus  pasos  mientras caminabas por  una  acera de  Damasco. Pero me  halla-ba  en  el  fondo   del  abismo,  al  final  del  torbellino.  Enseguida  fui  consciente  de  todo  lo  que  acababa  de  perder  a  pesar   de   negarme a ello. Ignoras que  me  hiciste  perder  la última  oportunidad  para  recuperar  la  humanidad   que  me  había  arrebatado  la  enfermedad,  hasta  acabar  con  ella.  No  imaginas  hasta  qué  punto  me  privaste  del  único  medio  con  el  que  habría   podido   convencerme  de  que  aún  tenía  algo  de  valentía…  Tuve  la sensación  de  que  mi vida  era  una  casualidad vacía, carente  de  sentido  y  de  que  mi  ser   era   el  lugar  donde   con-fluían   todos  los  errores  del  mundo.  ¿Por  qué  te  apresuraste  en  confesar?  ¿Por  qué?  ¿Por  qué  no  me  brindaste  la  ocasión  especial  de  representar mi  último  papel?  Mas   tú  no  sabes. Todo  ocurrió  tan  de  prisa…Tal   vez   ahora  estés  en un jardín,  riendo  con  él, conversando sobre  los  hijos  que  van   a  tener  en  el  futuro.  Tienes  todo  el  derecho  a  hacerlo,  también  él. No   obstante,  ¿quién  puede  prohibirme  que  yo  sienta  rencor  hacia  los  dos,  hacia  los  demás,  hacia  mí  mismo?  ¿Quién  puede impedirme  odiarlos  a  todos,  desear  su  muerte,  la  mía  propia,  la  de  todo?  ¿Los  valores  y  los  ideales?  ¡Por  supuesto  que  no!  Sin  duda,  sus  valores  e ideales son  aquellos  de  la  gente  feliz  y  serena.  En  cambio,  los  míos  son   otra   cosa,  algo  especial  y  diferente,  más  acordes  con  el  piélago   de   amargura  sobre  el  que  vivo. 

 ¿Te  das  cuenta? La  diferencia  estuvo en un instante…  Si  te  hubieras  retrasado  en  tu  confesión,  las  cosas habrían sido  de  otro  modo.  Ahora  nada puede  hacerse, pues tu comienzo   es-taba cimentado  en mi  fin…

 Traducción    del   árabe:   Montserrat Rabadan Carrascosa    e Ignacio Gutiérrez